Sobre la emoción del momento

Desde octubre del 2019 me pregunto si será posible «estar a la altura del momento». Todavía no lo sé, pero las muestras de confianza y cariño que he podido conocer y recibir han sido grandes y me hacen sentir que a pesar de lo difícil que pueda parecer, la decisión de participar de la elección es correcta. Con certeza este camino colectivo me fortalecerá y abrirá oportunidades de cambio. Miles de preguntas acechan, y la incertidumbre es grande porque el resultado es totalmente incierto. Pero el horizonte es claro: profundizar la democracia. ¿Seremos capaces? ¿Seré capaz?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba